Denuncias Falsas de violencia de género

El uso fraudulento de denuncias instrumentales de malos tratos y/o abusos sexuales de un hombre contra su mujer o pareja, es una realidad que mucha gente niega, pero no por negarlo, no deja de existir. Aprovechándose de una ley injusta y discriminatoria como la Ley Integral contra la Violencia de Género 28/12/2004, muchas mujeres en este país vienen utilizándola para obtener beneficios en su proceso de divorcio; para evitar que el padre obtenga la custodia compartida, e incluso en procedimientos de Síndrome de Alienación Parental, con el fin de apartar a los hijos definitivamente de su progenitor.

Es una realidad conocida en los juzgados y tribunales, que los padres son en multitud de ocasiones denunciados por malos tratos o abusos sexuales a sus hijos, tras tener conocimiento las madres de la petición de custodia compartida.

Además, junto con estas denuncias falsas de violencia de género, en Bastida Abogados venimos defendiendo desde hace más de una década a hombres víctimas de denuncias instrumentales de malos tratos, abusos sexuales a su mujer o pareja, y por abusos sexuales a los hijos, una vía utilizada con los mismos fines que las anteriores pero si cabe aún de mayor eficacia. Es lo que se conoce como la “bala de plata”. Dicha expresión –silver bullet- alude a las denuncias que algunas madres presentan contra los padres, instrumentalizando denuncias falsas de abusos sexuales a sus hijos. El mero hecho de presentar este tipo de denuncias supone – en muchos casos- la “muerte” judicial del hombre denunciado. Basta solo la simple denuncia para que se dicte una orden de alejamiento, el padre sea apartado de sus hijos, pudiendo ingresar en prisión y quedando su honor gravemente dañado.

¿Ha sufrido la humillación cuando sin haber cometido delito alguno, su mujer o pareja le ha denunciado falsamente y ha pasado la noche en calabozos? ¿Se ha autolesionado su mujer o pareja con el fin de interponer una denuncia falsa? ¿Ha sentido la humillación de ser esposado y detenido sin haber cometido ningún delito? ¿Ha sido usted el amenazado y sin embargo se le ha impuesto a usted una orden de alejamiento? ¿Ha pasado una o dos noches en el calabozo junto con auténticos delincuentes y luego se ha archivado su causa?, ¿Se le ha impuesto una orden de alejamiento simplemente porque su mujer ha dicho que “tiene miedo de usted”?

¿Ha sufrido la mayor humillación cuando sin haber cometido delito alguno, su mujer o pareja le ha denunciado falsamente de malos tratos y está a la espera de un juicio en el que el Fiscal pide prisión para usted?

¿Ha sufrido la humillación cuando sin haber cometido delito alguno, el Equipo Psicosocial adscrito al Juzgado, sin haberle evaluado o sin contrastar con otras pruebas, ha emitido un informe en el que afirma que usted reúne el perfil de un hombre maltratador?

¿ Ha sufrido las consecuencias derivadas de una denuncia falsa de violencia de género?, ¿ se ha visto privado de sus hijos durante meses o incluso años, por culpa de su pareja y/o de las resoluciones judiciales?, ¿ha sufrido cómo un juzgado no ha respetado su derecho a la presunción de inocencia?, ¿ ha sufrido cómo un juzgado ha vulnerado sus derechos fundamentales?, ¿ ha sufrido cómo un juzgado le ha suprimido el régimen de visitas de sus hijos ante una denuncia falsa de abusos sexuales?, ¿ ha sufrido cómo un juzgado le ha suprimido el régimen de visitas de sus hijos sin razones de peso?, ¿ha sufrido cómo sus hijos le han rechazado u odiado injustificadamente por la manipulación de la progenitora y el juzgado ha mantenido la custodia a favor de la maltratadora?

Después de haberse visto humillado en las diversas situaciones que hemos referido, y después de haber sido absuelto o haberse archivado su causa por no haber prueba alguna del maltrato, hemos comprobado como ni los Fiscales ni los Jueces deducen testimonio, es decir, no abren un procedimiento para averiguar qué de cierto había en esa denuncia, y si la misma era falsa. Consecuencias para la denunciante: NINGUNA. Consecuencias para el hombre: la humillación de ser detenido y estar en calabozos, orden de alejamiento, pérdida del domicilio familiar, se atenta contra su honor y dignidad al tener que sufrir un proceso largo hasta que obtiene sentencia, verse separado de sus hijos durante meses, años, y en ocasiones de por vida.

¿Por qué elegir a Bastida Abogados para defender asuntos de denuncias instrumentales de malos tratos?

BASTIDA ABOGADOS cuenta con una dilatada experiencia en defender asuntos de denuncias instrumentales de malos tratos, consiguiendo que quien use este recurso con motivo de impedir la custodia compartida no será idóneo para ejercer la custodia, y podrá ser acusado de simulación de delito, denuncia falsa y estafa procesal. Igualmente ayudamos a nuestros clientes a que el uso de denuncias instrumentales fraudulentas de malos tratos por parte de sus mujeres o parejas, no sea obstáculo para el ejercicio de la custodia compartida. Logramos demostrar en multitud de casos, que muchas denuncias falsas de malos tratos son utilizadas – incluso aconsejadas por algunos abogados- en procesos de solicitud de guarda y custodia compartida, con el fin de “aparentar” una “ficticia” conflictividad al objeto de que no se otorgue una custodia compartida.

En caso de que la denuncia instrumental de malos tratos obtenga el sobreseimiento (sea provisional o libre) y archivo de la denuncia, quien haya interpuesto una denuncia falsa, perderá la custodia del menor, con derechos de contactos supervisados por equipos psicosociales.

En Bastida Abogados conocemos todos los mecanismos legales de que dispone un hombre víctima de una denuncia instrumental fraudulenta de malos tratos – abusos sexuales a su mujer o pareja y abusos sexuales a sus propios hijos-, así como conocemos todas las manipulaciones de las que se sirven muchas mujeres – recomendadas en muchas ocasiones por despachos de abogados- para denunciar falsamente a su cónyuge o pareja, por lo que tras estudiar minuciosamente su asunto podemos ofrecer al cliente la defensa más apropiada para su situación, y evitar con ello una sentencia que le condene injustamente. Le ayudamos eficazmente a ejercitar acciones penales contra la mujer que ha instrumentalizado una denuncia contra usted –de violencia de género- para que sea juzgada y condenada por haber interpuesto una denuncia falsa.

La violencia doméstica y la violencia de género suponen una terrible lacra en nuestra sociedad. Pero una vez admitida esa realidad, no puede ocultarse otra realidad también cierta y cada vez más frecuente: como decimos, no son pocas las denuncias falsas por violencia de género interpuestas para obtener beneficios en el divorcio y la custodia de los niños.

BASTIDA ABOGADOS defiende la igualdad de todas las víctimas – sin distinción de sexo- ante cualquier tipo de violencia, especialmente la que tiene lugar en el seno de las relaciones de pareja. Por ello cuando la ley de Violencia de Género propició una desigualdad entre las víctimas nos especializamos en la defensa de hombres maltratados. Esta desigualdad, amparada por la legislación vigente, no solo protege a las maltratadoras contra sus parejas o cónyuges, sino que además les proporciona la posibilidad de interponer con impunidad denuncias falsas que conducen al hombre a un angustioso procedimiento judicial y a un aislamiento social difícil de superar, independientemente de que finalmente sea condenado o no.

En vez de dar un paso hacia adelante donde se respeten y protejan los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, con la Ley de Violencia Integral de Violencia de Género se dio un paso atrás en un Estado social y democrático de derecho. Dicha Ley ha separado y sigue separando a cientos de padres de sus hijos, mete en la cárcel a otros tantos y continúa destrozando a muchísimas familias. Cuando se hizo esta ley no se pensó – o no se quiso pensar- en los hombres que iban a ser denunciados sin haber cometido maltrato alguno.

El maltrato en el ámbito familiar es una lacra social que padecen tanto hombres como mujeres; sin embargo de los hombres maltratados nunca se habla.

Existe una ideología de enorme influencia social que pretende ocultar que junto a los maltratos padecidos por mujeres existen situaciones idénticas en que son hombres quienes sufren los malos tratos a manos de sus compañeras sentimentales.

La violencia no tiene género, ni raza ni religión, la violencia es un comportamiento que no distingue ni a hombres ni a mujeres, ni clases sociales, ni estatus económico-social-intelectual; sin embargo, las leyes sí hacen distinciones, en este país la ley no es la misma para hombres y mujeres. El hombre acusado por un delito de Violencia de Género es considerado culpable hasta que demuestre su inocencia, porque en este país la palabra de una mujer tiene presunción de veracidad.

Son demasiados los hombres inocentes denunciados, acusados y condenados en este país por un delito de Violencia de Género, con la única prueba de la declaración de la supuesta víctima.